Los escáneres mostraron cambios en la materia blanca del cerebro de los adictos.